11 de noviembre de 2008

Pude haber bailado toda la noche, dejarte bailar encima, reir y llorar en dos minutos, sentir tu piel desnuda rogandome que la tocara. Pude haber escrito un disco entero en tu cuerpo con mi lengua como pluma, rodar por la alfombra, rogarte que me mordieras el cuello. Pude haberme perdido en tus ojos, en tus gestos, en tus gemidos. Pude haber jugado por debajo de tu falda con o sin permiso, besar tus muslos, correr mi aliento por el encaje de tu ropa interior...

Pude haber hecho millones de cosas, pero estaba distraido...

Y ahora todo termino y no hay vuelta atras...
Publicar un comentario