3 de noviembre de 2008

Que putada Javier! Asumir que nunca serás lo que siempre deseaste, ni esperarlo siquiera...
Publicar un comentario