6 de junio de 2009

Classic Dirty Dancing Night!

Es increible como la vida (o Dios, o el destino, yo no se quien sea responsable de esto), sabe acomodar las cosas perfectamente.

No entro al mismo bar al que yo estaba, a pesar de que ese era su plan.
No tuve que verla con el.
No tuvo que verme con ella.
No tuvimos que vivir la incomodidad de la despedida, despues de una peda memorable.

Lo chistoso es que, justo cuando mi vida da un giro de 180 y se va para otro lado, y me reanima a seguir, aparece. Por que carajos aparece? Para que?

Para decirme que me extraña... Chingada madre! No le basta con haberme hecho el hombre mas feliz sobre la tierra y despues patearme el culo? No le basta con que no puedo dejar mi anillo, que indicaba un compromiso muy grande? No le basta haberme destrozado?

Justo en ese momento, despues de una noche increible por la cual aun me duelen las piernas (por bailar, eso del 'abajo, abajo, abajo' ya no me sale tan bien como antes), de platicas muy divertidas, de sudor de piel pegandose entre dos como lo conte en la pinche bailadota, con la diferencia de que esta vez si le pedi su telefono. Justo ahi, se acuerda de mi y "me extraña".

Por eso ya me voy a Vallarta de nuevo, y ahora si a curar todo el pasado, sin olvidar nada. Olvidar es estupido, porque indicaria que no mejore como persona y no creci gracias a ella.

En fin... Que bueno que la vida (o Dios, o el destino, yo no se quien sea responsable de esto), sabe acomodar las cosas perfectamente.
Publicar un comentario