21 de junio de 2009

Salvador Elizondo

Los tristes pueblan el inmenso territorio de la literatura en calidad de personajes infimos.
Publicar un comentario