31 de julio de 2009

Al despertar

Por fin dejo de fingir, estaba tan despierto como ella y escucho todo lo que le dijo.

-No sabes lo que dices, no sabes quien soy. Yo no te convengo...

-No se quien eres -lo interrumpio-. Porque no me dejas conocer tu presente. Se algo de tu pasado y eso es todo. Lo mismo que tu de mi, se que me trajo hasta aqui y que te trajo a ti, pero eso es pasado, me gustaria que te abrieras conmigo y me dejaras conocer tu hoy y mostrarte el mio. Ya te lo dije varias veces: no busco nada mas, pero quisiera conocerte, se que podriamos ayudarnos mutuamente, lo vi en tus ojos; no te ayudan mucho con tu pose de frialdad.

-Me llamo Jacob -dijo un poco molesto-. Tengo 25 años, una hija de 7 que no puedo ver porque no se donde esta, lo unico que se de ella es que tiene7 años y que su madre, si no encuentra dinero en el banco, me llama para presionar el deposito mensual, desde un telefono publico para que no sepa en donde esta. Vine a la playa escapando de una relacion enferma que implico un divorcio donde no hubo mas boda que un pequeño ritual con un chaman.

Mi barba -continuo-. Mi ropa desgastada, mi cabello despeinado y mi frialdad, que como bien dices, es una pose, me ayudan a mantener a la gente lejos de mi, porque vine huyendo de las esperanzas y los amorios estupidos y lo ultimo que necesito es conocer a alguien que me haga creer de nuevo. 
Tal vez en algunos años visitare este lugar y señalare este departamento diciendo "yo vivi ahi", o ire a la playa y dire "aqui conoci a una mujer que insistia en entrar en mi vida aunque la puerta estuviera cerrada", pero no hay mas que esto que puedas saber de mi; lo demas son detalles.

Se levanto de la cama, seguia molesto por la situacion, pero calmaba el enojo luchando contra sus ganas de encender un cigarrillo, aunque tuviera ya un tiempo "dejando de fumar".

Fragmento de mi primer novela
Publicar un comentario