17 de julio de 2009

Heron Ryan

I
Asisti, como si fuese un espectador de mi mismo, a la lucha inutil que emprendio mi corazon por no dejarme seducir por una mujer que no pertenecia a mi mundo. Aplaudi cuando la razon perdio la batalla, y la unica alternativa que me quedo fue entregarme, aceptar que estaba enamorado.

II
Si hay algun consuelo en la tragedia de perder a alguien a quien amamos tanto, es la esperanza, siempre necesaria, de que tal vez haya sido mejor asi.

III
Me voy a casar, voy a tener hijos, y el pasado sera un recuerdo lejano, que al final me hara preguntarme: ¿Como pude estar tan ciego, como pude ser tan ingenuo?

-Paulo Coehlo; La Bruja de Portobello
Publicar un comentario