1 de julio de 2009

Juan Garcia Ponce

I
Fue la experiencia mas importante de mi vida, mejor dicho: esa ha sido la unica experiencia en mi vida. Supongo que diria la verdad si afirmara que he vivido solo para eso y por eso soy diferente a casi todo el mundo. Mi vida tiene un sentido que no puede desaparecer aun cuando quien se lo dio se haya perdido para mi y solo permanezca presiente como la fuerza capaz de otorgar ese sentido.

II
Yo no esperaba nada ni deseaba nada y lo encontre todo, pero como no se puede vivir con la totalidad porque no se la reconoce, la perdi. Solo que esa perdida es imposible. Algo de ella permanece, un fragmento minusculo que encierra la misma totalidad y yo voy a volver a verlo antes de morir y a reconocerlo.

III
Siempre se dan rodeos antes de llegar al lugar que se desea. Siempre se leen libros inutiles antes de encontrar el que uno necesita.

IV
Y he vuelto a olvidarlos porque lo que parecia mi vida, me apartaba de mi vida.

V
No puedo precisar, desde que se todo lo que ella significa, todo lo que su figura encierra, nunca he podido precisar cuando la vi por primera vez, como iba vestida, con quien estaba.

VI
Solo se de mi devastadora necesidad de verla al principio, de mi incredulidad ante el hecho de que no fuera posible, de la absoluta presencia de su ausencia que no hacia de mi mas que una pura nostalgia.

VII
Sin embargo, creo que puedo, que debo poder a pesar de todos mis temores, reconstruirla con una minuciosa precision, la que tendra cuando vuelva a verla antes de morir.
Publicar un comentario