30 de agosto de 2009

De La Musica

Cuando era niño, la musica no era tan importante para mi familia como para comprarla original, la musica se compraba en el tianguis en cassettes que, a veces, hasta traian las etiquetitas para que las pegaras y escribieras en ellas.Sonaban cuando los ponia en el estereo, ¿por que habria de preocuparme por si eran "originales" o "similares"?
Creo que nunca me limitaron lo suficiente, ergo tenia desde las canciones de la serie "Dinosaurios" hasta el "The Predator" de Ice Cube, "Cool as Ice" de Vanilla Ice y el "Grandes Exitos" de Laureano Brizuela; algunos con fotocopias por portada y casi siempre sin los nombres de las canciones.
Era un niño consentido, que no tenia que hacer mucho para regresar a casa cada miercoles con uno, dos, y hasta tres cassettes en una bolsita de plastico, que no me servia para nada en las horas y horas que pasaba sentado frente al estereo, mas que para estar haciendola bolita y estirandola -gracias a Hector conoci, muchos años despues, el cigarro y sustitui ese mal habito de la bolsa.

El primer cassette que compre original, con mi propio dinero, fue el "Artilleria Pesada" de Control Machete, que en ese momento era la bomba, incluso recuerdo que el dia que lo compre, me encontre al abusivo de la escuela y amenazo con golpearme si lo abria antes de que el lo tuviera; asi pues, tuve que llevar mi cassette -aun cerrado- a la escuela por un par de semanas, hasta que Anubis -seguro sus papas se drogaban-, compro el suyo. Pirata. Seguro estaba mal grabado.
Como el mio de "Enemigos Intimos" de Sabina y Paez, en el cual, extrañamente, casi todas las canciones terminaban con un rapido fade-out mientras todavia cantaban, cosa de la cual no me di cuenta hasta que el papa de una amiga que tenia el CD -demasiado caro para mi- me dejo escucharlo y yo dejaba de cantar las canciones, mientras estas seguian.
No sabria decir exactamente cuantos cassettes virgenes compre en las farmacias Guadalajara y mucho menos cuantas veces grabe y regrabe canciones de la radio, maña con la cual empezo mi todavia vigente forma de bañarme, escuchando musica y jugando a que estoy dando un concierto; a veces soy el cantante principal o un invitado especial al concierto, otras -cuando la cancion tiene un buen solo- soy el guitarrista, y unas muy, muy pocas excepciones, soy el baterista, solo porque no me se la cancion o porque me harto de ser el centro de atencion y quiero pasar un poco mas desapercibido.

No tuve muchos viniles, mi coleccion no pasaba de diez; los de mi mama eran bastantes, de Joan Sebastian a Daniela Romo. Lo mas "serio" que yo tenia en LP era La Onda Vaselina, a quienes fui a ver en concierto, a eso de mis ocho años; ese fue mi primer concierto, pero raramente lo digo, no creo que ellos me quieran en su reputacion como publico.
Tal vez un año despues -no recuerdo exactamente- fui a mi primer concierto. El primer concierto que si reconozco como mi primer concierto. El Personal en la explanada de la expo Guadalajara, zona VIP -hasta adelante, abajito del escenario, del lado izquierdo, saltando la barrera de contencion-, resguardado por varios gorilas de seguridad y reconocido por el vocalista como "el fan mas chavito que hemos visto en un toquin, echalo pa'ca adelante, no se lo vayan a chingar en el slam". Estaba yo rockeando de tal manera que regrese a mi casa, en el asiento trasero del carro de algun amigo de mi hermana con una playera -que mas o menos recuerdo, tenia dibujos que si no me equivoco, eran de Trino- autografiada y cantando a grito pelado "nosotros somos los marranos / nos divertimos como enanos / nosotros somos los cochinos / nos divertimos como chinos" hasta quedarme dormido. A la fecha, el coro de "Los Marranos" y un versito de "Niño, Dejese Ahi" son pedazos de canciones que me se por inercia, son tatuajes en mi piel musical; no se como, pero jamas se me olvidaron. Jamas, despues de ese, mi primer concierto, volvi a escucharlas.

No recuerdo muchos conciertos memorables en mi vida a los que haya asistido. Puedo decir con seguridad que me gustan mas los eventos independientes que los conciertos patrocinados por Coca Cola. He visto cosas mucho mas interesantes en los toquines y jams: Casino Slut Bar, Le Butcherettes, Los Afro Brothers tocando con Migue el de Pito Perez, Vintage con Gabriel Altamirano bataqueandoles, Thygerline, Marlento, Retroporno, Los James, Los Afro Brothers en expo Univer con menos publico que yo, Dias de Radio, Fckn Burritos, Henry -el vocal de los Afro Brothers- diciendome que le interesaba mucho mi proyecto y luego sacando compromisos de todas partes para no ir cada que quedabamos para grabar. Infinidad de cosas. Tambien puedo decir que, sin duda uno de los que mas he disfrutado fue Soda Stereo -excelente compañia, excelente musica, entrada gratis- y que despues de su ultimo concierto en Guadalajara, no soporto escuchar a Cafe Tacvba, por razones personales, nada en contra de ellos; no puedes enojarte con un grupo que tiene un integrante llamado Meme.
El primer CD que tuve, me lo vendio un amigo de la prepa -fui el ultimo hombre en el planeta en tener un reproductor de CD-, era "Issues" de Korn; no era un gran fan, pero no tenia ningun CD para usar mi reproductor, asi que tuve que conformarme.

Del punto que tome como referencia cuando escribi: "Cuando era niño, la musica no era tan importante para mi familia como para comprarla original", a esto que voy a decir, hay unas dos decadas de distancia; hoy, la musica ocupa el sitio en mi mente que a los dieciseis tenia el sexo, y el sexo tiene el lugar que tenia el respirar a los dos meses de nacido. Tengo unos cientos de CDs sueltos por toda la casa y una carpeta en mi computadora con el titulo "Musica", que si dejo correr de principio a fin, cumple con unas maravillosas doscientas cuarentaycuatro horas; mas o menos diez dias y medio. Sin contar unos 20 CDs de MP3 dispersos por ahi.

Escribo, dibujo, pinto si mi cerebro desbloquea cierta parte de mi niñez, y hago musica, todo el dia, todos los dias, con lo que pueda, computadora, instrumentos, manos, pies, boca, como se pueda. Encima rapeo.
En fin; musicalmente hablando, he vivido de todo, del backstage al escenario, del publico al critico y de escucharlo en un walkman de cassette a verlo a medio metro de mi, sucediendo; e incluso, hacerlo suceder.
Publicar un comentario