27 de septiembre de 2009

Primis

Primer juego que invente:
Plasticobol; consistia en definir una cancha de unos 4 carros de larga y toda la calle de ancha. Los jugadores -era solo para 2- se colocaban en cada punta vertical, la linea horizontal, partiendo de donde ellos estaban parados era su porteria.
Un chin-guas-pul o un volado definian quien sacaba. Se jugaba con un pedazo de acrilico tipo puerta de baño, que se deslizaba con la suela del tennis y tenia que ser detenida solo con un pisoton. Los puntos se otorgaban si el acrilico pasaba la linea de gol o si era detenido haciendole tope y no pisandolo.
Si se subia a la banqueta o se iba abajo de un carro, era foul y se repetia el saque.

Primer libro que me marco:
¡El del payaso! A finales de los ochentas tenia yo un libro -creo de matematicas- con un payaso en la portada, tenia un afro y lanzaba bolas al aire con numeros y signos en ellas. Me gustaba mucho. No recuerdo una sola palabra en el.

Primer susto del sur:
Tambien a finales de los ochentas, cuando me dio varisela, una de las ampulas me salio abajo del capuchon que cubre al glande, justo antes de que este empiece. Todo iba normal hasta que decidi reventarla.
Se infecto bastante, al punto de despertar varios dias con el prepucio pegado por la pus y llorar cada que tenia que despegarlo para lavarlo. Llegue a pensar en dejarlo asi y nunca volver a usarlo.

Primer gusto del sur:
Algunos años despues, ya respuesto de la varisela y con esa marca -y otra en el brazo izquierdo, aun conservo las dos- solo como un lunar, jugaba al papa y la mama con mi vecina Itzel, a quien le encantaba hacer "grande" mi pene, y un dia, sin aviso, se lo metio a la boca. La imagen me perturbo, la sensacion fue increible. No tenia yo mas de 10. Me deje llevar. Dejamos de jugar el dia que, desnudos, le pregunte: "¿para que es eso?" y contesto: "para que metas eso". La idea no me agrado, me vesti, tome mis lp's de la Onda Vaselina y me fui.
Entre ella y Marylu, con su enorme trasero, se encargaron de despertar en mi el exagerado gusto .que tambien aun conservo- de dormir de cucharita con una mujer.

Primer amor:
Yo me acuerdo de ella casi cada mas y estoy seguro que ella no. Eran ya los dosmiles cuando sus piernas entraron al cyber donde trabajaba yo, con unas botas altas de un cafe claro, su trasero enfundado en una minifalda de mezclilla y sus pechos perfectos bajo una blusa clara.
Me acerque a ella por una apuesta, estaba demasiado fuera de mi liga pero no podia decir que no, mi reputacion no me lo permitia. Me cocino un pastel para mi cumpleaños, despues de algunas citas; le arranque un beso en el cyber, ella sentada, yo de pie a punto de irme.
Tuvimos una relacion de casi ocho meses, tierna y cachonda. Normal. Demasiado normal para ella, diria yo. Le gustan las relaciones enfermizas y dolorosas, con tipos inseguros y desleales, que dudan de su sinceridad incuestionable. La volvi a ver un par de veces. Nada renacio. Fuimos buenos amigos. Cada que uno entro en una relacion, perdimos el contacto casi totalmente. Sin embargo fue una persona muy importante en mi formacion, gracias al parteaguas que fuimos, ella aprendio a ser mas madura en sus relaciones, yo mas infantil. Sin lo que vivimos, yo no hubiera podido entregarme y confiar ciegamente, y habria sido incapaz de amar a Mimi -otrora "la Innombrable"- como la amo.
Hace 3 o 4 años que no la veo mas de diez minutos seguidos. Hace mas o menos un año que no la veo.

Primera vez:
No hace mucho que me converti en el animal que soy ahora. Una de mis mejores amigas de cuando vivia en Paseos del Sol, Jessica, decidio que era tiempo de quitarme "el defectito". Hizo que las demas esperaran en la sala, me saco de debajo de la cama -donde, aterrorizado, me escondia- y nos desnudamos.
Despues de explicarme un par de procedimientos basicos, me acoste sobre ella y mas tarde en entrar, cuando habia terminado. Preparandome para un segundo round -y para reivindicar mi nombre- escuche un grito desde la sala: "¡Hongoh, ahi viene tu papa!".
Mi papa me encontro abrochandome el pantalon y con una mujer tirada en la cama. Pase mucha vergüenza. Existe una historia alternativa que implica un pueblo, zoofilia y bolsas de plastico con ligas, pero esa no la cuento cuenta, me volveria legendario y no es mi estilo.

Primer poema que escribi:
En la primera mitad de los noventas, en la escuela, me regalaron un cuaderno de Gansito que guarde un par de años en blanco; luego volvi a verlo y escribi un poema que no recuerdo en lo mas minimo, pero se que era bueno porque a finales de esa misma decada -volvi a guardar el cuaderno otro par de años- lo lei y sonrei, lleno de melancolia.

Algunas de las ideas aqui expresadas ya no concuerdan con mi ideologia actual, por razones personales, pero se publica tal y como fue concebido. Ningun dato ha sido alterado del manuscrito original.
Publicar un comentario