Ir al contenido principal

Yo creo por eso no llueve

Estando yo sentado en la estacion Juarez del tren ligero hace un par de semanas, donde por cierto habia una exposicion de fotos -la mayoria malisimas- de cosas que pasan en el tren de forma cotidiana, me encontre una cosa muy curiosa:
Habia una bola de chavitos -con una chamaquita buenisima- de esos que ahora se conocen como gays, pero que pa mi, son jotitas, con todo mi respeto y cariño, parados todos muy felices en su cotorreo, cuando justo por donde estaban parados, entran dos cabrones tipicos de la cultura del maiz y la banda el Recodo: texana, fajo pitiao, botas picudas, pantalones vaqueros apretaos, apretaos, camisa con imagenes del rodeo y botones de huesito, bigotudos y con caminado de extra en pelicula de los alamda, de esos que parece que bailan cumbias cuando caminan.

Entonces, ya ven que ni son escandalosas, ¿no?
Empiezan a hablar las jotitas y a moverse y a bailar y cantar y su amiga fascinada y yo babeando por la amiga; y uno de los tipos -de los botudos- parado frente a mi, se acaricia el bigote varias veces pa verse mas macho, le levanta la ceja a su amigo y con los ojos le señala a aquellas, se moja los labios, mueve la cabeza en señal de desaprobacion y dice la frase mas interesante que he escuchado:
"Tan chiquitos y tan putos... yo creo por eso no llueve"
¡Tendrian que haber estado ahi para ver mi cara! Obviamente solte tremenda carcajada que retumbo en todo el anden y los botudos -notando el motivo de mi risa- soo se dieron vuelta a esperar, como si tuvieran que enseñar el dedo para que se parara el tren.

¡De veras que que mochos son en Guadalajara!
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…