3 de octubre de 2009

Clase de musica

Hola, buena tarde. Mi nombre es Alfredo Pineda, pueden decirme Alfredo, pueden decirme Al, tu, puedes decirme tu telefono y hablarme de ti, los demas de tu o de usted, como gusten.
Vamos a comenzar esto que yo llamo "apreciacion musical" de un modo muy sencillo: tu, el que se quiere ligar a la que le pedi el telefono, pasa al frente, escribe mi nombre y como llamo yo a esto.

...

¿Como? ¿No pusiste atencion? Le estabas viendo las piernas, ¿verdad? Tu, mañana, la letra de tus 20 canciones favoritas, a mano. Tu, mañana y por todo mi curso, no faldas, nos distraes a mi y a tu compañero.

...

¿Que saben de musica?

...

¿Que pueden decirme?

...

¿Algun dato?

...

¿Alguien?

...

¿Les gusta la musica?

...

¿Nadie?

...

¿Estan vivos?

...

Ok. Nos quedaremos callados entonces, yo traje mi musica y mis audifonos para no aburrirme. El primero que hable, reprueba. ¿Seguros?

...

Perfecto, cada quien a lo suyo...

...

Mis reglas son incorruptibles y no cambian, si tu, que alzaste la mano, ¿estas segura de querer hablar?

Adelante...

¡Reprobada! Pregunte sobre musica hace mucho, adverti que el que hablara reprobaba y que mis reglas no habian cambiado, aun asi, quisiste hablar, no importa el tema, lo adverti. ¿Alguien mas quiere reprobar?

...

Excelente, traigo muy buena musica como para interrumpirla. Mañana, si quieren, tenemos clase, hoy la dejaron morir y el que hable, ya sabe.
Escuche eso, reprobada tambien tu, amiga...

¡ROOOOOXAAAAAANNNNEEEE! ¡YOU DON'T HAVE TO PUT ON THE RED LIGHT!
Publicar un comentario