23 de diciembre de 2009

El mismo de ayer, pero sin pasion por nada

La luna dejo de hablarme, la lluvia no me visita ya, sus celos fueron tan grandes al verme sumergido en tus mareas, drogandome con tus besos, irrumpiendo en el glorioso reino de tu entrepierna con mis dedos enredados en tu cabello...

Que hasta hoy no han vuelto.
Publicar un comentario