13 de diciembre de 2009

El problema es que la vida siempre quiere que decidas entre una u otra cosa...

Y, sinceramente... a mi me gusta tenerlo todo.
Publicar un comentario