Ir al contenido principal

Las chicas de anoche...

Hace mucho que no agarro una idea central y desarrollo una entrada para el blog amplia, pero que se entienda y lleve a donde quiero ir... es que ando bien y eso es malo para mi escritura; en fin, intentare escribir una desas, como antes, como cuando sabia escribir:


Anoche, sali con Zapata y Gesto a cotorrear, todo pintaba normal... cervezas, gasolina, no hambre, no sueño, nuestro estilo increiblemente inimitable -por lo que algunos consideran desagradable a la vista-, muchas ganas de hablar de lo de siempre y en camino a una fiesta.
Antes de entrar, pude darme cuenta de una cosa: la gente que no se atrave a hacer lo que se le antoja, tiende a criticar que yo si lo haga, y muchas veces intenta desanimarme porque les da pena ir conmigo, si voy asi. ¿A que me refiero? ejemplo claro son mis amigos, cuando compre mis lentes grandotes criticandome hasta que deje de usarlos, o mi sombrero gris que termino en casa de Debbie porque se la paso meses colgado en mi pared, o mis pantalones entubados, que estan guardados hasta abajo de un cajon, todo esto gracias a las mil y un criticas que he recibido sobre lo mal que me visto, el sentido del gusto de la mierda que me cargo o el como nomas quiero estar viendome -en sus palabras- "cada vez peor vestido". Y encima, seguramente si leen esto, van a empezar a decir que soy un dramatico, o que hago panchos, y la verdad... ya me vale su opinion.


Todas estas cosas me llevaron a entrar a la fiesta casi casi pasando desapercibido y a la defensiva porque sabia que no tardarian mucho las miradas... y no tardaron... no teniamos ni cinco minutos parados, cuando una pareja señalaba hacia nosotros y ponia jetas de pena ajena... ¡Dios mio! los lentes culeros y el sweater de Cesar Costa en Papa Soltero los traigo yo, ¡no tu! volteate si no te gustan ¡coño! Pero de pronto, como venida del cielo, llego una mujer a chulear nuestros lentes... y luego otra... y luego otra... estas ultimas dos -hermosas, por cierto-, se quedaron con nosotros toda la noche platicando, un muy buen rato con nuestros lentes puestos. Puedo apostar a que muchos -por lo menos Gesto, si-, querian tener unos lentes asi de feos en ese momento, porque no eran cualquier par de morras, no; eran dos mujerones con tamaño estilo para vestir que se te caia la quijada de verlas -ademas de estar guapisimas y muy, muy buenas- y encima con un cotorreo increible. Nos reimos, nos abrazamos, nos tomamos fotos y platicamos por unas 3 horas.


La idea central y a lo que quiero llegar con esto, es que en medio de todo esto, solte una frase que me dejo cagado de risa: una de las dos chicas tomaba de su cerveza y yo con las manos vacias, entonces me acerque a ella y le dije "¿me das un poco? es casi como besarte, pero de lejos". Hahahaha y lo curioso es que en vez de voltear a verme feo, salir corriendo y no volver -como suele pasar cuando hago mis comentarios pseudochistosos y fuera de lugar-, me dio su cerveza con una enorme sonrisa entre coqueta y sonrrojada.


En resumen: fuimos la onda de la fiesta -por lo menos para nosotros-, nos divertimos, conocimos a dos mujeres interesantisimas y regresamos a casa casi sobrios, no sin antes visitar una fiesta mas. Y en este momento, que estoy solo en mi casa, sin absolutamente nada que hacer y nadie con quien estar, me da mucha risa recordar que ayer, estuve cerca de ser la onda y hoy, volvi a lo que soy normalmente: un hombre solo que disfruta de su soledad.


"It's brome, man"
5 comentarios

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…