25 de febrero de 2010

No entiendo...

Hay que ser realmente pendejo para, despues de todo el daño, seguir esperando a que vuelvas...
Publicar un comentario