7 de mayo de 2010

Hola 2

A lo largo de mi vida he encontrado varias veces a la que yo diria que es la misma mujer en otro cuerpo. Esa que no es igual a ninguna otra en ningun aspecto, pero que resulta tan conocida aunque todo sea tan nuevo.
Cuando ella abrio la puerta y la vi por primera vez de frente, el mundo se detuvo, los coches de la avenida cercana dejaron de sonar y mi corazon se salto un latido. El suyo tambien. a pesar de conocerla por internet hacia ya varios años, nunca nos habiamos visto hasta ese dia y luego de ese dia nuestras vidas no fueron las mismas. Le llame cuando ya estaba en camino a su casa y tuve que esperarla bastante tiempo, hasta que me llamo y entonces toque a su puerta.


El tiempo transcurrido entre el abrir la puerta y decir "hola" parecio eterno, aunque fue medio segundo. Su piel oscura y ojos claros, sus pechos perfectos y sus increibles piernas y nalgas fueron solo antesala de su hermosura, la cual note tiempo despues cuando se sento al piano e intento interpretar a Leona Lewis para mi. Esa fue la escena mas sensual de una mujer hacia mi. Digo "intento" porque la mujer moria de nervios y solo un par de veces logro llegar al coro de la cancion sin equivocarse, y esas veces hicieron que valiera la pena el perderme en sus labios cuando lo hice. Cada vez.


Pude haberme muerto entre sus piernas, con sus pezones entre mis dedos y mis labios peleando con el moño de su ropa interior bajo su falda, rodando por el tapete del cuarto de musica y habria muerto completo. En uno de esos pocos, pero tantos "holas" hubo uno especial y significativo. Un abrazo. "Anna Molly" de Incubus de fondo. Fue ir al espacio, pasear por ahi, encontrar un lugar solitario y tener sexo extremo y super porno bajo un arbol, sin siquiera movernos de nuestro asiento, de nuestro abrazo.


Y nos fumamos un cigarro agitados al separarnos.
Publicar un comentario