3 de mayo de 2010

Mientras decia adios

Anoche en un acto de rareza extrema y descontrolada ridiculez, unas ganas de llorar muy intensas se apoderaron de mi en el lugar menos indicado para demostrar que sientes algo que ponga en riesgo la integridad de tu imagen:


¡La cama de una mujer!
Publicar un comentario