26 de mayo de 2010

Respira, mujer.

Le desabroche los miedos y, desnudas, sus ganas se tumbaron al lado mio a remorderse... porque tanto deseo, tanta pasion, siempre implican un precio muy alto.
Publicar un comentario