13 de julio de 2010

Cualquiera

Un cualquiera te rogara que no te vayas, "que no podria vivir sin ti"; yo no acostumbro detener las vidas por egoismo, amo lo libre de vivir a tope y no reparar en lo que se queda atras cuando vas de un lado a otro.

Un cualquiera te dira que te espero todo la vida, "¿donde estuviste todos estos años?"; a mi me vuelve loco la sorpresa de lo que aparece en el momento justo, de lo que nace de la espontaneidad del dia a dia, no me puedo acostumbrar a la rutina.

Un cualquiera te dira que le encanta que no te enojes, "me hace tan feliz hacerte tan feliz"; yo vivo encantado del brillo en los ojos y el rubor de las mejillas de una mujer furiosa, sucumbo ante la belleza de un ser humano con emociones, todas, agradables o no.

Un cualquiera va a decirte que eres perfecta para el, "no parecen ojeras, resaltan el brillo de tus ojos"; me es fascinante despertar a ver el lienzo sin trabajo, en blanco, sin adornos, en el mero aparato de la naturalidad, encontrar lo despeinado de una cabellera en una mujer que por tener defectos esta mas cerca de mi simple condicion de mortal.

Un cualquiera te dira que no te va a amar para siempre y te dedicara alguna cancion que lo diga, "no te prometo amor eterno porque no puedo..."; yo no puedo ni decir que voy a amarte, hace mucho que perdi esa habilidad, pero no pasa un dia en que no me enamore de algo nuevo: unos ojos, una espalda, una esperanza, unas ganas... perdi la naturalidad y la facilidad, pero no los animos de sorprenderme.

Un cualquiera te dira que nunca habia sentido algo parecido, "tu no eres cualquier mujer"; un cualquiera te dira que el no es un cualquiera cuando peleen y digas que todos los hombres son iguales. Yo, mujer, he sentido cosas asi cientos de veces, es lo que me mantiene vivo, me da esperanzas. Yo me jacto felizmente de ser un cualquiera, cada que puedo, en voz alta. Si, mujer, si soy un cualquiera, pero uno sincero.
Publicar un comentario