13 de agosto de 2010

Alcohol en la sangre...

Tengo el pretexto perfecto para decirte que me encantas desde que te conozco, que tus ojos me hipnotizaron al primer contacto, que tus caderas me vuelven loco, que tus labios son hermosos, que tus nalgas, mujer, tus nalgas, escribiria poemas en tus nalgas y terminaria en tus muslos, por la parte de adentro, que tus rodillas son perfectas recargadas en mis hombros...


¡Estoy pedo, puedo decir lo que sea!
Publicar un comentario