28 de septiembre de 2010

Divago.

Hola:

Se que no nos conocemos, pero se tambien que ya tiene usted una mala imagen de mi y que esa mala imagen es una predisposicion que dificilmente podre cambiar. A estas alturas usted sabra un par de detalles sobre mi. Tal vez no los mas brillantes, ya no les llamemos buenos, sin embargo me gustaria contarle ciertas cosas. No le robare mucho tiempo.

Un dia vi a su hija y regrese de mi mundo, recorde que no todas las reglas son para romperse y que esto es un juego que se tiene que jugar basandose en ellas. Vivia yo en un plano en el que las cosas son distintas, no hay porque preocuparse por lo que no ha pasado ni por lo que ya paso, se vive hoy y punto. Pero al mundo de aqui, al de afuera y sobre todo al de este pais, le parece mucho mas llamativo tener un diploma y no merecerlo que merecerlo pero no tenerlo. Es verdad que soy mayor y que estoy tatuado, que soy inestable y que no se que hacer con mi vida... no tengo ninguna justificacion ante eso. Encima tengo una educacion que se sale de los parametros aceptables porque mis padres se esforzaron en educarme casi tanto como yo me esforce en olvidar todo lo que me enseñaron para reeducarme a mi mismo, no me gusta el futbol, tengo varios trabajos al mismo tiempo y tiempo libre de sobra; tal vez le parezca informacion irrelevante. Creame, nada de lo que pase aqui es irrelevante. Todo esto que digo llega a algo. No sabria decirle a que o cuando llegara, pero si se que llegara a algo.

Deje casi todo por esto, señora. Por escribir. Mi madre les llama "sueños guajiros" yo lo dejo en realidades alcanzables. Llevo una vida fabulosa. Tal vez no es la que a usted le gustaria, no se que decirle... es mia.

Lo unico que puedo decirle establemente, sabiendo que es lo que quiero es esto:

No tengo ninguna mala intencion, no me interesa lastimar a nadie, me han lastimado mucho y se lo que se siente; estoy perdidamente enamorado de su hija y ¿sabe algo? yo no juego con eso...
Publicar un comentario