Ir al contenido principal

Ella y yo

No recuerdo bien que edad tenia la primera vez y nunca supe la de ella, solo que tenia muchos años mas que yo. No era tanto y mas bien fue por curiosidad, causada por Castaneda.
Cuando bajamos al fondo de la barranca de Huentitan, no tenia idea de lo que ibamos a hacer, yo iba por el viaje de la escuela y ya, pero nos alejamos del grupo y, sin darme cuenta de lo que pasaba, su aroma estaba impregnado en mis dedos de la mano derecha, mientras la besaba envuelta en metal rojo con dragones grabados.
No se si fue por todo el castigo al que los militares nos sometian a modo de ejercicio, a veces sin nuestra completa aprobacion, o todo lo que sufri para volver a salir de la barranca, pero la primera vez que use drogas no tuvieron ningun efecto en mi, excepto risa y un hambre de los mil demonios.

Despues de mucho tiempo sin usar, hablando en meses, adopte una forma de pensar: "go to school high, get high notes", algo asi como "ve a la escuela arriba, obten calificaciones altas". Y funcionaba muy bien, mi tercer semestre fue el mejor aprovechado. Fumaba mientras caminaba hacia el camion para ir a la escuela y a veces de regreso a casa. Guardaba los porros en mi cabello, que era muy largo, y asi, cuando algun policia me detenia para una "revision de rutina" jamas tenia problemas.
Un dia me harte... luego de un par de meses de uso regular, me harte y hable con la marihuana en mi mano, le dije algo asi como "ha sido muy bueno pero no va a funcionar, no eres tu, tu sigues siendo igual, pero yo... he cambiado mucho"

Fue entonces cuando por 6 o 7 años no volvi a fumar. Al llegar mis 22 o 23 lo retome como una forma recreativa de vivir la playa y solo en la playa, asi que cumplir 25 e irme a vivir a Puerto Vallarta fue una experiencia renovadora, ya que la curiosidad dejo de ser un motivo y los efectos y consecuencias habian cambiado. Jamas fue para mi un vicio, pase años sin drogarme sin ningun problema, entonces para mi, dejar la marihuana por los motivos correctos, no representa el mas minimo contratiempo.

 (antier deje las drogas para siempre)
1 comentario

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…