27 de septiembre de 2010

Lectores

Tengo psicologos criticando lo que escribo. Critica constructica y destructiva. Buenos y malos comentarios. Unos me entienden, otros son groseros y algunos mas me pasan por alto.

Tengo mujeres hablando de lo que escribo. Escribiendolo en sus cuadernos, diciendolo a sus amigas. Babeando por cada palabra que rie, odiando cada una de las que queman.

Tengo extranjeros que quisieran vivir en mi pais para saber lo que se siente tomar conmigo un domingo en la mañana mientras hablamos de lo que escribo mentalmente y nunca llega al papel.

Hay quien quisiera tomarse mis palabras en las rocas, pobarse mis manos como lenceria y cocinarme las sabanas al vapor de su cuerpo. Mi cama, al escribir, es un desierto solitario cuando no esta alguien cerca criticando, hablando, queriendo estar.
Publicar un comentario