19 de octubre de 2010

De Mae.

Haute Couture

Alguna vez, una ha pegado la nariz en un escaparate y ha mirado uno de esos vestidos tan bonitos, uno de esos que no podrías pagar.... y que aunque pudieras, no encontrarías esa ocasión especial en la que ponertelo.
Pues con algunos amores pasa lo mismo.
Publicar un comentario