22 de octubre de 2010

Fugaz

Me hice una casa en su pecho y la habite con los ojos, con los besos.

Con mi mano izquierda le hice una almohada para pasar la noche juntos y para perder el frio, con la derecha le hice una cobija.

Dispuesto a pagar por todos los delitos que este enamoramiento pida.
Publicar un comentario