6 de octubre de 2010

La tormenta

Dice Alvaro Abitia:
Riamonos del miedo, lloremos de la risa, si todos van de prisa al ver tus ojos me detengo, quitame la camisa, recuestate en mi pecho, voltea a ver el cielo, oye las olas, siente la brisa, estamos vivos, date cuenta, dejemonos llevar por la tormenta...
Dice Alfredo Pineda:
Somos las islas desiertas que nadie ve cuando las olas las golpean, de vez en cuando esas olas se lo llevan todo y nos dejan solamente la costumbre de perder. Yo no soy ningun maestro, yo quemo mis naves en tu playa, tu naufragas en mis orillas, yo escribo en tus arenas, pero no escribo "amor", escribo "ahora", tu no dejas descansar mis manos en la libertad de tus cielos.
Te navego, te beso los pies, la espalda, el silencio, me hundo en ti y floto. Y me quedo flotando en tu inmensidad. Aunque las olas vayan a irse despues de la tormenta.
Publicar un comentario