Ir al contenido principal

Nuestro amigo.

Siempre fue el mas tranquilo, el menos valiente; para el, la braveria no tenia sentido, decia que evitar una pelea era ganarla.

Se sentaba con un vaso de whisky en las rocas y siempre, a pesar de ser un tipo chistosisimo, tenia algo inteligente que agregar a las conversaciones y pasaba de una a otra sin perder el hilo de alguna. De lo unico que no hablaba era de musica, secretamente sabia mucho, pero toparse con alguien que no supiera tanto y quisiera enseñarle mal las cosas que el sabia, le parecia muy molesto.

Alguna noche de algun dia cualquiera, el alcohol se le subia a la cabeza y tocaba un par de canciones en guitarra, las unicas que sabia; luego se iba con la chica a la que se las dedicaba. Usualmente una con novio. Casi siempre uno con el que los demas terminaban peleando cuando el incauto se daba cuenta de que le habian estafado y el unico que faltaba era el.

Detras de un gran fiestero siempre hay un gran amor frustrado y el no era la excepcion, habia tenido una esposa, pero eran muy jovenes y hay cosas que no se pueden tomar a la ligera y el lo habia hecho. Las noches que no terminaba recordandola eran noches que parecian incompletas, se sentia en el ambiente un vacio y en su mirada podias ver algo perdido.

En la ultima fiesta que lo vieron, estaba con una morena increible de piernas largas y pechos perfectos, con una soltura para hablar envidiable y musicalidad en su cadera. Se besaban con la confianza de unos viejos que tienen una vida entera juntos pero con frescura, como quinceañeros que ansian perderse en la oscuridad; cuando aparecio un tipo que nadie conocia, al parecer, el novio de la chica.

Sin hacer mucho ruido, salieron juntos dejandola adentro del lugar. No quiso que nadie lo acompañara. Subieron a un carro y desaparecieron en la noche. Despues de media hora que parecio media vida, el telefono de la chica sono y con una sonrisa en llanto salio corriendo de la casa, subio al mismo carro y arrancaron a toda velocidad perdiendose de nuevo. Esta vez con ella al volante.

Hay muchas versiones de lo que paso, pero nadie sabe que fue en realidad. Lo unico concreto es que nadie volvio a saber de el. Un amante del exilio como el, seguro huyo a alguna playa, cambio su nombre y seguira teniendo problemas de alcohol y faldas, escribiendo cuentos raros con su nueva identidad y vida.

Pero esa es solo mi version... ¿quien soy yo para venderles historias de las que nadie sabe nada?
1 comentario

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…