Ir al contenido principal

Cafecito

Tomese un cafe conmigo, ande. Solo uno. Tal vez dos. Relajese un poco.
Deje de jugar con el cabello que nada bueno sale de esas señales.
A discrecion, pero coquetee libremente si asi lo desea, si le nace.
Me encantaria que dejara de hablarme de su pasado y empezara a pensar en hoy.
Salgamos para fumar un poco. No soporto una mirada asi sin un cigarro.
No, no deje de sonreir y cuenteme del internado. De la sangre. De los dolores.
No quiero entender sus secretos ni desenmarañar lo que ha vivido para saber quien es.
Quiero saber por estar cerca.
No pido mucho, ¿sabe?  un par de besos tal vez, la musica que vive en su cabello y las ganas de querer que tenga enredadas en sus dedos.
No me mori ni tengo enfermedades terminales. Aun no.
Espere, no se levante. La lluvia ni empieza, apenas son un par de gotitas.
Ademas me gusta mojarme asi, acompañado. No hay nada mejor que un beso bajo la lluvia, ¿sabe? Aunque no habra beso aqui.
Caminemos. Vea las caras desconocidas que no saben siquiera que estamos conociendonos. Paseando. Pasando juntos. A pesar de habernos conocido hace tantos años.
Abra el carro, vamos a sentarnos y escuchar musica. Nada mejor que Incubus para una tarde que asi como asi se vuelve noche. Enredados en hablar de aqui y de alla.
¿Sabe? podria atacarla en este momento, aunque no se si sea correcto. Me quedare mis ganas para un par de años mas. A menos que usted rompa antes este silencio de besos que me quema.
Se que es tarde y tiene que irse. Solo dejeme acercarme un poco mas. Quien quita y rompo yo el silencio y la ausencia y le arranco eso que trae mi nombre en sus labios y le quito de la lengua el sabor a tardes sola en su cuarto leyendo libros.
Aunque no espere mucho de mi. Ya no recuerdo como se ataca desde este angulo.
Voy a volver a casa pensando en usted. Que no en nosotros, no confundir. Hace mucho que deje de pensar en un nosotros para pasar las tardes pensando en la otra parte. Que me falta tanto ahora mismo.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…