6 de octubre de 2011

Carta sentida a mi amor platonico de los miedos

Bueno, intentare ser claro:

Me hubiese encantado verte, es un hecho y lo sabes, pero tambien habria sido interesante enterarme de ciertas cosas directamente por ti y no por intuiciones de internet y terceros. Tu sabes que yo por ti haria lo que fuera, todo, y se bien que no por eso voy a ser correspondido. No esperaba que me esperaras mil años para que volviera y fueramos felices o te vinieras para aca a vivir conmigo, simplemente esperaba contar con mi amiga a la que amo, con la que me pasaba las tardes leyendo sin decir nada y todo estaba perfecto cuando me demostraba, sin querer, que me extrañaba.

Lo de no recibir respuesta alguna de tu parte, ni por celular, ni por internet, me indico que lo mejor era no buscarte porque algo pasaba. Y, bueno, no es que sea que paso algo malo, al contrario, me siento muy feliz de que seas feliz, sinceramente. Si me guardo un poquito de recelo, de dolor, se me murio un pedacito por dentro, pero uno chiquito, no te preocupes.

Creo que es buena idea dejarlo asi. Te deseo todisimo lo mejor y no te olvides de mi y de que te adoro y de que corto este texto porque estoy al borde de llorar.

Gracias por todo. Me diste una vida entera en dos minutos.


.


Deja de dar vueltas en tu cabeza, si, es un adios...
Publicar un comentario