29 de noviembre de 2011

La ultima vez que dije "te amo"

Alguna vez tuve una relacion hermosa, ¿sabes?
Era una mujer excepcional.
Hasta que la conoci bien.
Fue con el tiempo que me di cuenta de que era humana.
Y mentia.
Y engañaba.
Y lo disfrutaba tanto como lo disfruto yo ahora.

Ahora que ya estamos lejos.
Que ni nos conocemos ni nos amamos.
Pero cuando nos amabamos, eramos enormes.
Y lo sabiamos.
Vivimos poco menos de un mes juntos, en otra cuidad.
Tipo luna de miel.
Fue ahi donde descubri una de las peores mentiras que guardaba.

Esto ultimo fue hace ya algun tiempo, digamos entre  2007 y 2008.
Despues de eso, de perdonarla, ella entendio que tenia el poder.
Hubo un desajuste y me deje vencer.
Y la deje pero se quedo con el poder.
Y ella lo aprovecho.
Yo sufria como un niño pequeño sufre por no ser grande de un tiron.
Y ella disfrutaba que yo le rogara y me arrastrara.

Pero despues el poder retomo su balance.
Yo se lo regrese.
Volvi a ser yo de nuevo.
Y recupere el poder.
Tanto que, por años y hasta hace poco, seguia diciendome que me amaba.
Y que queria estar conmigo.
Y que podia pelear contra todo lo que fuera necesario.

Por estar conmigo, ¿entiendes?
Y yo pase esos años diciendole que no la amaba.
Que no podia estar con ella.
Que no cometeria ese error de nuevo.
Y con el paso del tiempo ella seguia en mi.
No pude establecer una relacion que me interesara de verdad.
Todas eran sistematicamente comparadas con lo que yo recordaba de ella.

Con lo que me habia guardado.
Que era solo lo bueno.
Y despues de mucho, mucho tiempo entendi que no la soportaba.
Pero la amaba como a nadie.
Como nunca antes.
Como nunca despues.
Y se lo dije.

Esa fue la ultima vez que dije "te amo".
Encendi todas mis velas en su salon.
Esperando que de un soplido las apagara todas.
Y que el soplido viniera de un "tambien te amo".
Y ella cuestiono el tiempo que me tarde en decirlo.
Lo borracho y drogado que estaba.
Y de nuevo me engaño.

Todos los años que desperdicio diciendolo.
Todos los esfuerzos que hizo porque le correspondiera.
Todas sus palabras.
Todo se lo llevo un orgullo idiota.
Fundado en una venganza.


La de haberme tardado en aceptarlo.
Fue entonces que, sin una sola duda, me rendi.
Publicar un comentario