3 de noviembre de 2011

Travesuras de la niña mala

  • Lo siento mucho -le dije-. La verdad, tu ultima llamada me dejo tan dolido que decidi no verte, ni hablarte, ni buscarte, ni acordarme de tu existencia nunca mas.



  • Y yo le acariciaba los pechos, la cintura, besaba la casi invisible cicatriz y jugaba con su liso vientre, pegandole el oido a su ombligo y escuchando los rumores profundos de su cuerpo, le pregunte porque no me habia dado gusto, diciendome esa pequeña mentira al oido.


-Mario Vargas Llosa
Publicar un comentario