Ir al contenido principal

Nota 3

"Que desordenada vida la que vivis, pibe"

Eso me dijo la argentina en un arranque de celos. No entendi mucho en ese momento. Fue la ultima vez que la vi. Fue lo ultimo que me dijo. Yo hice un chasquidito con la boca y le indique la direccion hacia la puerta. Se fue, azotando la puerta tan fuerte que casi que vi saltar a las llaves que cuelgan a un lado.
Intente olvidar sus palabras, pero hoy, que estoy aqui solo, me retumban en la cabeza cada que me doy cuenta de que tan aburrido estoy y de cuantas cosas y personas dependia para hacer "mi vida".

Ella siempre supo que yo era casado. Jamas se lo oculte. "Que brutal sinceridad la tuya, che" me dijo en la barra del bar en que la conoci. El dia que la conoci y le dije "soy casado pero me gustaria pasar las siguientes dos horas besandote por debajo de la ropa". No se si ya le gustaba o le guste por haberle dicho tales palabras.

El caso es que, en los siguientes tres meses, me dedique a perderme cada jueves debajo de su ombligo. Yo tenia 5 años de casado ya, un hijo en camino y un perro. Y no es que no amara a mi esposa, era solo que extrañaba la caceria y el deseo de lo desconocido. Cuando la deje a ella y le confese a mi mujer lo que habia estado pasando, ella tambien me dejo. Pero ya me habia dejado hacia mucho. El instructor del gimnasio se habia encargado de hacer lo propio.

Antes de subir al barco que me ha dejado abandonado en este sitio, bese en la frente a mi hijo y tome del brazo a la mujer que habia logrado mantener vivo el deseo desde que la conoci, hasta ese terrible dia en que me embarque. En que nos embarcamos. Intento escribir estas notas, estas de detalles de mi vida pasada, por si no vuelvo. Para no volverme loco, como ya he contado. Para mantenerme cerca de mi mismo.

A veces me cuesta trabajo. Demasiado.

Los ruidos nocturnos... son un monton de animales que no representan peligro, monos y un par de puercos salvajes. Si, monos y puercos salvajes en una isla. No sabia que fuese posible, pero ahi estaban, en una especie de juego. Los monos brincando de arbol en arbol y los puercos persiguiendolos sin lograr nada mas que recibir frutazos y pedazos de ramas lanzados para detener su carrera.

Me diverti... no se dieron cuenta de que los observaba.
No se si vuelva a ver Seinfeld o usar una computadora. Pero tengo monos, puercos salvajes y una libreta de notas para entretenerme.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…