9 de julio de 2012

Artwork

Uno debe reconocer la gran labor del artista, quienquiera que este sea. La arquitectura precisa, la perfecta mano que tallo y moldeo esas finisimas lineas que dieron este resultado tan estetico y tan adelantado a su tiempo desde aquellos lejanos ayeres de su creacion en los que fueran, como aun son, la herramienta mas bella y mas fuerte.
Pero tambien aceptar y visualizar lo grotesco, lo mounstroso e inaceptable. El horror de ver como, contradiciendo toda naturalidad, cambian de tamaño, forma y lugar, segun el estado en que se encuentren, el clima y los sostenes. Lo aterrador de ver como emana alimento de ellos para el mas desprotegido, el mas hambriento.
Siempre habra uno de reconocer la belleza de su variedad y eclecticismo y lo horrible de su descomposicion y reformacion.
Las chichis, poseedoras de gran poder y sabedoras de su alcance, deben ser celebradas por el mundo entero.
Publicar un comentario