9 de julio de 2012

Nota 6

Creo que ya no veo nada mas bonito que no tener nada y sentirme tan bien. Despertarme por la mañana, ir a la orilla a echar una meada y, acto seguido, haber acabado con toda responsabilidad en mi dia.

Yo llamaba hogar al cuarto en el que vivia, siempre y cuando hubiera una mujer en el. Si no no. Ahora llamo hogar a un tendidito de hojas enormes y una cobijita que tambien floto hasta aqui. Muero por que vengan por mi a este triangulo de las bermudas perdido en medio de no-se-cuantos-pinches-kilometros-de-mar y hacer una carne asada en la cochera. De vuelta en casa.

Y se me hace imposible dejar de hablar con los animales y me frustra por que son buenos escuchas, si, pero como conversadores dejan mucho que desear. Anoche rompi mi dieta vegetariana. Mate un animal y me lo comi. En contra de todos mis principios e ideologias.

Muero por que vengan por mi antes de estar muerto por esta diarrea provocada por sepa-dios-que-putas.
Publicar un comentario