30 de abril de 2014

Jorge

Uno a veces no sabe como...

No...

A veces no se como empezar etas cartas. Notas. Catarsis.

Hoy leí algo que hablaba de ti y me dio risa. Y miedo. Y dolor. Y vergüenza. Y pesar.

Debes ser un viejo ya. Y estar muy cansado. La vida no deja factura sin cobrar y ¿que sera de ti, mi hermano?
Ahora que vas a ser abuelo y que no hablas con tu madre. O con tu hija. Que no sabes de tu hermana con la que jugabas de niño. Que no recuerdas a este que te escribe y piensa en ti. Al que lo único que lo detiene para ir a buscarte es el miedo a ser rechazado. El miedo a que cuelgues el teléfono al saber quien llama.

Hace como 3 vidas que no nos vemos y, por si no sabes, te pongo un poco al día:

No me he casado pero tengo una mujer increíble con la que vivo en una casa pequeña que se llama "nuestro hogar". Tengo un hijo hermoso y enorme, 4 meses pasaditos, 8 y tantos kilos y unos ojos de fotocopia a los míos.
No tengo mascotas por que me da cosa conseguirme un gato y que, si alguna vez vuelves, me digas que "esta bonito pero me hubieras hablado para conseguirte uno finísimo". Por que así eres tu.
Todavía sigo renuente a tener un carro y mi bici se descompuso o la deje morir, no sé. Viajo en camiones como siempre.
Mi música evolucionó de un modo muy satisfactorio, ya no suena a hecha en casa y ya no se hace en computadoras. Ahora tengo una banda. Si, con músicos. Si, si suena pocamadre.

Ya cumplí 30 años y ya no me empedo ni me drogo. Ya deje la fiesta y me conseguí un trabajo estable de oficina que paga decente. Da para vivir, pues.

Con todo en marcha y las ganas de seguir luchandole, te comento que termino la preparatoria en septiembre. Por fin. Con todo el gusto.

Creo que no tengo mucho que contarte y tal vez ni te lo este contando por que dudo mucho que lo leas. Pero quería decirte que te extraño. Con todas tus pendejadas y todo tu sarcasmo y pesadez. Que te quiero, hermano. Que ojalá veas a mis padres otra vez. Que ojalá todo te marche y que la vida te sea leve y justa.

Gracias por las enseñanzas.


Publicar un comentario