5 de febrero de 2015

Y ahí fue que pasó...

Después de este concierto, tirado en la cama de mi mejor amigo con su pie casi en mi boca, hasta el culo de alcohol y drogas.

El celular sonó y era la salvación.
Publicar un comentario