Ir al contenido principal

Coincidencias (parte 4)

Laura miraba las lanchas desde una banca, a unos 20 metros de la playa, conmemoraba así un año de haber conocido a quien le enseño que las oportunidades se toman en el instante que se presentan y que había que arriesgarse por ellas, y a veces, incluso, sacrificar algo. Cuando vio llegar a una persona a sentarse en la misma roca que lo había hecho Jacob, se sintió un poco molesta, como si el hombre que se sentaba ahí estuviera usurpando un sitio que no le pertenecía, y a la vez ultrajando un recuerdo. Pensó que seria bueno hablar con el y pedirle que se retirara, pero la idea le pareció ridícula. El hecho de que tuviera una libreta de notas fue una coincidencia hermosa, pero perturbadora. "¿Y si es el?" -Pensó-. "No, no puede ser... es mas delgado y no tiene barba, su cabello es diferente. No tiene lentes, tiene mas canas y su cuaderno es mas grande. No, no puede ser el".
Se fue del lugar sin volver a dudar si la persona que había visto era la que buscaba, a la que festejaba esa noche. Era imposible.

-------------------
Con el pasar del tiempo, Jacob volvió a estar solo, tenia una relación relativamente estable, aunque demasiado abierta y sin un titulo. Casi había olvidado las ilusiones que le había regalado Laura, mas no a ella. Un año después de la primera vez que la vio, volvió de vacaciones al mismo lugar y se sentó -de nuevo solo y con un par de cervezas- a observar las lanchas flotando en el horizonte y a esperar que la vida le regalara la coincidencia de verla de lejos y alcanzarla para decirle que todo marchaba, que su vida le daba lo suficiente para ser feliz, vivir decentemente y vacacionar un par de veces al año. Luego de haber bebido las cervezas, comenzó a escribir.

Agosto, 2000
Laura:
Se que escribir una carta a estas alturas es un tanto raro, se que tal vez nunca leas esto, que ya es tarde. A este punto no debes ni recordarme; no lo reprocho, lo entiendo totalmente porque yo tampoco lo hago. Imagino que habrás arreglado las cosas como yo, y ahora seras muy feliz con tu novio. A veces me imagino que habría pasado si esa tarde no te hubieras ido, y es curioso, ¿sabes? Tal vez yo seguiría viviendo aquí y esto no serian unas vacaciones y mi departamento estaría ocupado por tus sabanas y tus sabanas por mi cuerpo y mi cuerpo por tus manos. Seguro que te has casado ya, ha pasado un año y habrás dejado atrás las heridas con ayuda de tu pareja, que apuesto a que habrá hecho un gran esfuerzo para demostrarte que lo que hizo fue un error.
He visto esto suceder en mi vida, lo que se podrían considerar ya demasiadas veces; ya sabes, lo de convivir con alguien por algún tiempo y encariñarme y empezar a imaginar cosas como que pude haber tenido una mujer en este pueblo, conseguir un trabajo decente y mantener un estilo de vida que permitiera que viajáramos a ver a mi familia a la ciudad algunas veces al año. En algún momento de la vida las razones y el porque desaparecen y lo único que importa es el sentimiento, el momento... si yo hubiera entendido eso al conocerte, la historia seria otra.
Se con certeza que alguna vez te volveré a encontrar, espero que, contrario a lo que pienso, no sea demasiado tarde. Volví a fumar. No como antes, pero si lo hago regularmente. Bebo muy poco ya. No voy a fiestas, un bar ocasional con los amigos y la que se podría considerar como mi mujer, aunque no lo sea mas que por su propia soledad; al igual que yo, no esta abierta a otras opciones y por eso seguimos juntos, aunque no demasiado.

-------------------
Volvió a mirar las lanchas. Así paso largo rato hasta que noto que estaba a punto de amanecer, había fumado una cajetilla entera y sentía en el pecho una presión extraña, no provocada del todo por el tabaco. A pesar de su deseo de volver a ver a Laura, jamas miro hacia atrás, se concentro en pasar la noche viendo el horizonte, aguantando las ganas de llorar por lo incompleto que se sentía, por la falta de sentido en su vida. Tenia un trabajo que lo hacia medianamente feliz, una pareja no estable, pero si a la que se le había entregado del todo como en un principio, un puñado de ilusiones que no iban tan lejos como el había soñado un año antes y muchas ganas de seguir adelante, aunque no sabia como.
1 comentario

Entradas populares de este blog

La respuesta correcta:

MUJER BLANCA: Tengo el culo gordo?
TU: No mi amor, como crees?
ELLA: Ay yo pienso que un poquito, pero gracias, te amo.


MUJER NEGRA: Tengo el culo gordo?
TU: Si, mi amor
ELLA: De veras amor? Ay, te amo! Eres lo maximo!

RIESGO AL DAR OTRA RESPUESTA: Llanto, ausencia de sexo, vas a gastar mucho en contentarla y te vas a tardar, e incluso hasta te madrea!

De cumpleaños y esas cosas

Los cumpleaños son, para mi, un suceso digno de trauma. Esto se debe a que según van pasando los años me quedo mas solo.

Demostrado está en el hecho de que, cuando era joven y guapo, me llovían llamadas de felicitación a partir de las 12 de la noche. Llovían. Y nunca entendí eso de las 12 de la noche si yo nací a las 6:25 de la mañana pero en fin, es tu día y el día para los listillos empieza a las 12. En mi último cumpleaños me llamaron mi ex, Alan y mi mamá para decirme algo de viajar a CDMX. No juntos. Alan me llamó para felicitarme, Mónica para quedar y llevarme a Damián y mi mamá para lo del viaje... en fin que, como explicaba, es terrible darte cuenta de esto.

En el lado amable de las cosas, conforme pasan los años también me doy cuenta de que aquello que yo solía llamar “la depresión del mes antes de mi cumpleaños auspiciada por la sensación de ir perdiendo importancia para el resto del mundo” se ha ido reduciendo significativamente, de un mes a 3 semanas, 2 semanas, 1 semana; …

La moneda

El macho-man que "manda en casa" pero pide permiso para salir a su mujer.
El rompe-corazones que coge todos los días con una distinta pero se lanza de un edificio a los 44 por no encontrar el amor.
La feminista que lucha por igualdad de género pero deja al marido por que no puede ser el pilar económico de su casa.

Vernos y voltear la mirada y fingir que nuestros ojos no se comen a besos las piernas del otro.
Estar siempre acompañados y sentirnos tan solos.
Irse a fiestas como jóvenes y tener sueño a la 1.

El doctor del seguro social que te receta algo mas que no sea paracetamol.
El corazón roto pero sonriente que perdona a la que lo rompió sin siquiera despeinarse.
La prostituta que de un día para otro cambia de oficio por uno menos arriesgado.

Decirme que soy el mejor esposo y cambiar la historia dos noches después para pedirme que me vaya.
Decirte que voy a estar bien sin ti y estarme hundiendo por haber roto lo único bueno que he conseguido en la vida.
No decirnos nada al…