11 de abril de 2015

El volvió a casa (parte 3)

Esa noche no pudo dormir, la paso escuchando música, bebiendo whisky y platicandose a si mismo lo tonta que resultaba la idea de haberse emocionado con algo tan común, y de siquiera haber considerado el hecho de que ella dejara su único amor por una "relación" sin bases y sin mucho sentido. La sensación extraña y nueva era apenas un recuerdo que lo hacia reírse de si mismo y de su ingenuidad. Ya casi a punto de amanecer, un tanto alcoholizado, decidió escribir.

Agosto, 1999
Laura:
Se que escribir una carta a estas alturas es un tanto raro, se que tal vez nunca leas esto, a este punto debes estar arreglando los problemas con tu novio y sonriendo, dejándome atras.
Y lo comprendo totalmente, porque yo también lo estoy haciendo, hace un par de horas le mande un mensaje a mi ex, no ha contestado, pero se que lo hará. Mi trabajo aquí esta por concluir y yo volveré a mi ciudad en un par de días, podre verla de nuevo y con ánimos renovados, tal vez logremos sanar todas las heridas y seguir con los planes que alguna vez dejamos inconclusos. Solo quise agradecerte por estos días que, como tu dijiste, no son mucho en cantidad, pero en calidad también lograron abrirme los ojos a muchas cosas que no había entendido. Ojala pueda verte de nuevo, no sabes como lo disfrutaría.
Espero que seas muy feliz y que de verdad lo que dije te haya ayudado como lo mencionaste.

-------------------

DOMINGO.

Jacob despertó por la tarde, con mucha sed y una resaca insoportable, pero había llegado el tiempo de guardar su vida en unas cuantas maletas, para volver a su verdadero hogar. Así lo hizo, después de desayunar, empaco toda su ropa, zapatos, libros, discos, subió a su auto y manejo con la música alta, cantando para no escuchar a su cabeza decirle que tal vez seria bueno esperar un poco mas. Pero no tenia tiempo para juegos, quería volver a su rutina, en su ciudad, y olvidar las cosas poco monótonas que le habían sucedido en aquel lugar, del que se llevaba solo buenos recuerdos y aprendizajes.

-------------------
Cuando llego al departamento, nadie abrió la puerta. Pensó que tal vez había salido a algún lugar, seguro volvería. Se sentó en la puerta por varias horas, lo espero para decirle que la llevara con el, que no importaba nada, que con lo poco que tenían bastaba para poder empezar una vida desde el principio, donde el quisiera. Pero no volvió. Se había ido, dejándola ahí. Se sintió sola, la extraña sensación que había sentido la noche anterior apenas era un bonito recuerdo que le servía para sonreír por haber sentido la ilusión, aunque fuera por un par de días, de que otro tipo de respeto, otro tipo de vida era posible.
Lloro un poco, sabia que habían dejado pasar una oportunidad única en la vida y que las oportunidades rara vez volvían. En adelante, no volvería a desperdiciar ninguna, por pequeña que fuera, había aprendido eso de Jacob y era lo único que le había dejado, además de recuerdos.

-------------------
Hubo una gran fiesta para recibir a Jacob, su familia se había reunido para recibirlo junto con una cantidad considerable de sus amigos mas cercanos, entre ellos, su anterior pareja, con una actitud renovada y una dispocisión inesperadísima.
Bebieron, cantaron, escucharon las historias que tenia para contar de su aventura y le contaron muchas cosas que no sabia de lo que había pasado en la ciudad durante su ausencia. Todo transcurrió como la rutina lo establece.
Lo primero que hicieron juntos, como pareja de nuevo, fue quitarle la barba a Jacob, cortarle el cabello y tirar algunos pantalones y playeras que parecían haber sido tomados de un basurero, sacar del closet la ropa nueva que había dejado, camisas de vestir aun con etiquetas, pantalones nunca estrenados, sweaters y gorras que ella le había comprado para recibirlo.

Durante un par de días, a pesar de haber vuelto a su hogar, con su familia y amigos, de tener de nuevo junto a el a una mujer que había significado tanto en su vida y estar arreglando las cosas para continuar con sus planes de estar juntos siempre, Jacob no podía sacar de su mente la sencillez de aquella mujer, su mirada transparente y su sinceridad; paso por demasiado en esos meses de soledad, pero lo único que tenia un significado para poder llamar a ese viaje una aventura, era el haber sentido tantas cosas nuevas en tan poco tiempo. A pesar de nunca haberle hecho el amor, de no besarla, de saber que no era suya como algunas lo habían sido, solo porque eso dicen las reglas, sino que lo había sido por decisión y entrega propias, le había dado un nuevo punto de vista a todo, una forma nueva de ver por encima de la rutina y la monotonía.
Publicar un comentario