11 de abril de 2015

Habla (pausa)

El tiempo siguió su curso, las cosas siguieron siendo cosas; porque el tiempo y las cosas jamas dejan de pasar o de ser, aunque a veces pensemos que si.
Este "intermedio", por llamarle de algún modo, empieza así. Y sigue, diciendo que a pesar de que el tiempo o las cosas siguieron siendo y pasando, tanto Laura como Jacob jamas se olvidaron el uno al otro, aunque si fueron capaces de seguir con sus vidas, cada uno por su propio camino, pensándose de vez en cuando, recordándose algún día, imaginando lo que habría pasado.
Se dice que las historias pasan como deben pasar, que esta escrito y nada puede cambiarlas, a mi en lo personal me parece una frase muy lamentable, demasiado conformista; las historias están ahí, si, y seguramente pasan por una razón, pero no creo que tengan ya un punto final, creo que se pueden escribir en el momento que están sucediendo y encima -y tal vez soy muy soñador-, creo fielmente que la vida no tendría ningún sentido, no habría misterio ni emoción, Jacob solo tendría que sentarse a esperar a que llegara la persona indicada, en vez de sufrir por no lograr ser lo suficientemente bueno para que la mujer con la que estaba en este punto del libro, decidiera quedarse con el y se convirtiera en la indicada; Laura no hubiera sido engañada, no hubiera llorado y tal vez no hubiera conocido a Jacob... ¿para que si ya estaba escrito que se iría?

Luchar, sangrar, llorar, romperse por algo que vale la pena, no tendría sentido si no pudiéramos modificar las historias dando un paso mas.
Publicar un comentario