28 de mayo de 2015

NORMAL

Llevo aquí veintidiez años que no es poco
y no sé muy bien como llegué hasta aquí tampoco,
pero el espejo me devuelve la mirada y me relajo,
abro la botella y me bebo a mi mejor amigo.

Ella estaba sola y se veía tan bien,
solo me acerqué porque ella bebía también,
nunca supe como conversar se me eriza la piel
pero logramos conectar y sé que sabe lo que sé.

No todos nacimos pa' estar en pedazos,
no todos los ponis se convierten en pegasos,
no es como que yo no entienda porque estoy sufriendo
es que la barra del bar sabe por lo que estoy pasando.

Dice que le gusta la coca
pero solo la prueba si alguien mas la provoca,
casi nos tomamos la botella en el lugar
y le pregunto si quiere llevar el resto a mi casa.


Deja de fingir que eres normal,
tus ojos resaltan entre tanta gente igual
y te puedo llevar hoy aunque no tenga coche,
no te prometo mañanas, te prometo esta noche

 

Terminó con los tacones apuntando al cielo,
segura de que algún dios escuchaba sus ruegos,
repitió tantas veces su nombre que no sería raro
que si existe mañana él le contestara algo.

Entre el orgullo y la miseria de la soledad
mis ojos cansados de mirarla fueron a dormir,
me soné escapando con ella de la ciudad
te conocí en un bar al que tal vez no vuelva a ir.

Despertar es una buena excusa para hacerlo
y dice que mi boca es el pretexto perfecto,
sus manos me tocan como un preludio a la pasión
y se que son mentiras si solo quiere mi dinero,

crudo y sin desayunar destapo otra botella,
¿cómo pude pensar que una mujer tan bella
iba a fijarse en mi? eso no me pasa a mi,
tal vez esta noche le pida que vuelva a alguna estrella.


Deja de fingir que eres normal,
tus ojos resaltan entre tanta gente igual
y te puedo llevar hoy aunque no tenga coche,
no te prometo mañanas, te prometo esta noche


Todos quieren ser lo que no pueden en todo,
todos quieren ser el primero,
todos soñamos con cosas que casi nunca contamos,
ella se fue y dejó el dinero junto a mi cenicero,

una nota en el espejo con labial color carmín,
unas pantaletas rotas y unas ganas de huir,
mi conciencia aturdida, mis reflejos borrachos,
mi decencia perdida y mis conceptos abstractos,

dos botellas vacías, un paquete de condones,
unas marcas en mi pecho por culpa de sus tacones,
me dejo la ceniza y se llevo los cigarros
ensució mis manos pero dejó los vasos lavados.

Y la recuerdo ahora mientras vomito en el lavabo,
no dijimos nombres y tampoco fue tan necesario,
me encontré entonces clavado en las 6 de la mañana
cuando ni el mundo sabe que está haciendo levantado tan temprano...
Publicar un comentario